La Oficina de Turismo de Paterna es el punto de encuentro para descubrir todas las posibilidades turísticas que ofrece el municipio. Está adherida a la red Tourist Info de la Generalitat Valenciana, lo que permite conocer la oferta hotelera, gastronómica y cultural de toda la Comunidad Valenciana.

Oficina de Turismo de Paterna

Servicios

  • Información turística de Paterna y toda la Comunidad Valenciana.
  • Punto Acreditado de Información (PIC) de Parques Naturales.
  • Resolución de consultas y búsqueda de información.
  • Visitas guiadas a pie a los monumentos históricos y museos de Paterna, previa solicitud:
    • Torre
    • Museu de Ceràmica
    • Espai Cultural Coves del batà

    Con posibilidad de añadir a la visita guiada:

    • Gran Teatro Antonio Ferrandis
    • Palau (Ayuntamiento)
    • Calvari

Rutas turísticas

Horario de atención

De lunes a sábado, de 9 a 14 horas

De martes a viernes:

  • de 16.30 a 19 h (horario de invierno)
  • de 18 a 20.30 h (horario de verano)
C/ Metge Ballester, 23-B
Teléfono : 96 305 31 24
Fax: 96 305 30 83
Correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Descargar Guía de Turismo de Paterna

Enlace al facebook de la Oficina de Turismo

En torno a 1924 fue inaugurado el Teatro Nuevo de Paterna, luego Teatro Principal, conocido popularmente como "Teatre del Batá" en referencia a la calle de su ubicación. Fue creado por un grupo de aficionados que querían contar con un teatro en Paterna.

En 1988 los propietarios crean la entidad "Centro de Arte y Danza, S.A." cuya finalidad era la dedicación "a la difusión cultural y artística en sus distintas manifestaciones". Sería esta sociedad la que entraría en contacto con el Ayuntamiento formalizando un contrato de compraventa entre ambas partes.

Tras esta adquisición municipal y las obras de adecuación necesarias, el edificio sería inaugurado en febrero del año 2000, con el fin de ofrecer a los paterneros y paterneras una propuesta cultural acorde a las demandas sociales y culturales del nuevo milenio.

Teatro Capri

Desde que el 24 de junio de 1927 Don Vicente Brull Bayona presentase una solicitud de obras para construir un "edificio para café-cinematógrafo, dotado de escenario para funciones teatrales", el Gran Teatro se convirtió en el edificio de referencia para el ocio y esparcimiento de los paterneros durante varias décadas.

En 1986 el inmueble fue catalogado para ser considerado edificio protegido de 2ª categoría y pasaría a ser propiedad municipal desde donde se impulsarían los trámites y gestiones pertinente para la adecuación del edificio. La nueva edificación constaría de una sala con capacidad para 600 espectadores y tres salas para reuniones, exposiciones, ensayos, etc.

Fue inaugurado en febrero de 2000 siendo rotulado con el nombre del universal paternero Antonio Ferrandis y en la actualidad desarrolla una amplia gama de actividades culturales tales como teatro, conciertos o exposiciones.

Antonio Ferrandis

Fue construido según proyecto en 1881 en la que entonces era Plaza de la Constitución para sustituir la anterior Casa Capitular, situada justo enfrente, y que a todas luces resultaba insuficiente para satisfacer las necesidades acordes con el desarrollo que había adquirido Paterna. Paralelamente a la edificación del nuevo Ayuntamiento se procedió al ensanche y alineación de la plaza quedando, desde aquel momento, en forma prácticamente rectangular.

Este edificio sería utilizado como sede municipal hasta 1989, año en que se produce el traslado a las nuevas instalaciones del Palau. En la actualidad acoge diversas dependencias municipales de Servicios socioculturales así como el Museo de Cerámica.

Junto al edificio del Ayuntamiento, y en un acceso actualmente cubierto, se encuentra la cisterna que recibía las aguas del nacimiento de la Villa, situado en el Barranco de la Fuente.

Antiguo Ayuntamiento

El edificio actual data de finales del siglo XVIII y es una ampliación de una edificación anterior realizada por parte de Antonio Gilabert y Lorenzo Martínez.Se trata de una construcción de una sola planta con bóveda de cañón y un conjunto de pilastras que dan paso a los altares laterales.

En el altar mayor se encuentra San Pedro, contiguo a las imágenes de San Juan y San Antonio, mientras que en el crucero de la derecha se halla, junto a San Vicente Ferrer y la Dolorosa, el Santísimo Cristo de la Fe de gran devoción y afecto en la villa de Paterna.

Respecto a la fachada, fue rehabilitada tras la contienda civil en 1940 y las decoraciones, en forma de alto relieves con escenas bíblicas sobre la vida de Cristo, se instalaron en 1966 y fueron bendecidas dos años después.

Iglesia de San Pedro

Es una zona con extraordinarias vistas sobre el río, la huerta de Paterna y las poblaciones de alrededor. Sobre el solar donde actualmente se encuentra el denominado Calvario se alzaba el castillo o fortaleza.

Durante la Guerra de la Unión, Paterna fue sometida en 1348 y el castillo demolido para no hacerse fuertes en él. En la parte exterior todavía es visible el muro de contención que se encuentra unido a la base de las murallas.

En la actualidad es zona de esparcimiento entre los vecinos aprovechándose para distintas actividades de ocio.

El Calvario

Consisten en un tipo de vivienda excavada sobre un terreno con especiales características geológicas y situadas en núcleos de transición entre la huerta y el secano, que fueron introducidas en la Península por los moriscos.

En 1824 aparecen 38 cuevas habitadas censadas manteniendo, a partir de ese momento, un crecimiento continuado ya que a mitad del siglo XIX había alrededor de 200 cuevas, ocupadas por un 35% de la población y en el siglo XX se llegaría a las 509 cuevas.

Las cuevas de Paterna

El Palacio señorial de los Condes de Villa Paterna es uno de los monumentos más significativos del municipio. Construido en 1760 , el proyecto fue obra del arquitecto D. Antonio Gilabert, director de la Academia de Bellas Artes de San Carlos.

Fue destinado a residencia de los Condes, aunque a lo largo del tiempo tendría destinos diferentes al ser cedido para escuela y habitaciones de maestros, albergue de pobres, hospital de guerra e, incluso, como proyecto de hotel.

En 1976 fue declarado monumento histórico artístico de carácter local y en 1983 es adquirido por el Ayuntamiento de Paterna primero como sala de exposiciones y, en la actualidad, como sede de la Casa Consistorial.

El Palau

Está integrada en el singular parque urbano de la Torre y el Palau, rodeado por un mar de fumerales y respiraderos de las cuevas que la custodian, así como de la mora y cristiana escultura que el artista Anzo colocó a sus pies.

Aunque no se puede precisar con exactitud sus orígenes, se acepta de forma generalizada que se construye en época árabe y que formaría parte del sistema defensivo de la población al disponer de una excelente visibilidad de los alrededores.

La construcción padeció un lento deterioro debido a los avatares de los tiempos, por lo que fue restaurada en 1967, siendo declarada en 1971 monumento histórico artístico de interés local ya que, históricamente, es considerada como símbolo y seña de identidad de la población paternera.

La Torre de Paterna

El Parque de la Torre y el Palau se inauguró en el verano de 2003 sobre un espacio que, originariamente, poseía un extraordinario conjunto de cuevas. Con el diseño actual se ha procurado mantener la topografía natural, con las chimeneas y lucernarios, elementos emergentes de las cuevas.

Para evocar el diseño natural, se han proyectado una serie de recorridos longitudinales y transversales que rememoran la antigua traza de arterias y travesías. Además, las sendas conectan con otra que recorre dicho entorno, y permite contemplar el conjunto histórico protegido y pasear por la parte alta del Parque para visualizar, a modo de mirador, la concurrencia de cubiertas y clots.

El jardín con especies autóctonas, denominado Paseo de las Aromáticas, permite descubrir los distintos ambientes de plantas y florestas que pueblan nuestro entorno. En la parte oeste del parque, se ubica una escultura ornamental dedicada a la Fiesta de Moros y Cristianos, obra del artista valenciano Anzo.

Parque Urbano

Los orígenes de los molinos de la Villa de Paterna hay que situarlos en la Edad Media, aunque la mayor parte se construyen durante el siglo XIX. Hasta principios del ochocientos sólo habían existido unos pocos molinos en Paterna: el molino de la Vila, el molí Nou, el de Ferrando y el del Batán, con diferentes usos en las diversas épocas históricas: sobretodo harineros, pero también arroceros, textiles e, incluso, para papel.

A mediados del siglo XIX Paterna poseía el nivel de producción de harinas más importante de toda la provincia de Valencia. Será en este período, y primera mitad del siglo XX, cuando se alcance el mayor desarrollo e infraestructura molinera que se nutría de la Acequia de Moncada o el del Vado junto al río Turia.

La altivez y grandiosidad de los edificios que todavía permanecen son un claro exponente de nuestra memoria histórica y nos recuerdan la importante actividad manufacturera e industrial que se desarrolló en Paterna y la trascendencia que para Paterna y para su desarrollo tuvieron.

Los Molinos de Paterna

El museo de Paterna, ubicado en la Plaza del pueblo en un edificio de finales del siglo XIX, nos propone un viaje en el tiempo, para situarnos entre los siglos XIII y XVII, épocas en las que Paterna era un importante centro productor de cerámica.

Con la pacífica llegada de Jaime I a Paterna en el siglo XIII, musulmanes y cristianos continuaron la tradición cerámica iniciada por los primeros, permitiéndonos siglos después, gracias a los restos arqueológicos encontrados en las alquerías y hornos árabes, y a los trabajos de conservación y restauración del equipo del servicio arqueológico municipal, disfrutar del trabajo artesanal de los “magistri operis terre”.

Museo Municipal de Cerámica

Museo Municipal de Cerámica

Más información

Paterna posee un extenso término municipal, del que unas 1.830 hectáreas, prácticamente la mitad, es terreno rústico.

Las amplias zonas montañosas y boscosas que discurren paralelamente al río Turia, especialmente en la zona de La Canyada, conforman un hábitat de extraordinaria calidad no sólo para disfrutar del agreste paisaje que se presenta ante nosotros sino por la trascendencia que posee para la conservación del entorno.

Entre ellas se encuentra La Vallesa, declarado espacio natural protegido y que forma parte del Parque Natural del Turia. Con más de seis hectáreas, esta maravillosa extensión alberga una abundante población de pinos y matorrales típicos de los bosques mediterráneos como tomillo, romero, carrasca o aliaga. El aroma de la frondosidad, la vista de un paisaje tan grato, la respiración de aire puro y la tranquilidad, suponen todo un placer para nuestros sentidos.

También cabe destacar la Lloma de Betxí, un poblado de la Edad del Bronce situado en el paraje de la Vallesa de Mandor y datado entre el 1800 y el 1300 a.C, conserva los restos de una gran edificación con tres habitaciones.

Parajes naturales de Paterna

Te interesa