¿Qué se entiende por maltrato doméstico?

El maltrato doméstico puede definirse como los actos y las carencias que turban gravemente a las personas, atentan contra su integridad corporal, su desarrollo físico, afectivo, intelectual o moral. Sus manifestaciones son el descuido y lesiones de orden físico o psíquico por parte de un familiar o personas que con ellas convivan.

Son conductas que vienen recogidas y tipificadas en el Código Penal, de modo que la ley intenta proteger la integridad física y psicológica, castigando los malos tratos tanto de obra como de palabra, así como la violencia habitual dentro de la familia.

La violencia dentro de la familia afecta no solo al cónyuge o pareja, sino también a los niños y personas de edad, es decir, a los miembros más débiles que conviven bajo el mismo techo, ocasionando un aspecto más preocupante: la violencia en el hogar puede fomentar la agresividad de los niños. De hecho, muchos adultos violentos han crecido en hogares azotados por el abuso, la discordia y los malos tratos, y en los que ha faltado un modelo propicio para resolver los conflictos que alimentara la autoestima y la capacidad de aprender a resolver los problemas de forma creativa.