El Parque Urbano de La Torre y El Palau

El Parque de la Torre y el Palau se inauguró en el verano de 2003 sobre un espacio que, originariamente, poseía un extraordinario conjunto de cuevas. Con el diseño actual se ha procurado mantener la topografía natural, con las chimeneas y lucernarios, elementos emergentes de las cuevas.

Para evocar el diseño natural, se han proyectado una serie de recorridos longitudinales y transversales que rememoran la antigua traza de arterias y travesías. Además, las sendas conectan con otra que recorre dicho entorno, y permite contemplar el conjunto histórico protegido y pasear por la parte alta del Parque para visualizar, a modo de mirador, la concurrencia de cubiertas y clots.

El jardín con especies autóctonas, denominado Paseo de las Aromáticas, permite descubrir los distintos ambientes de plantas y florestas que pueblan nuestro entorno. En la parte oeste del parque, se ubica una escultura ornamental dedicada a la Fiesta de Moros y Cristianos, obra del artista valenciano Anzo.